Digizen: El ciudadano del Siglo XXI

A lo largo de la historia las personas han sido el activo esencial de las comunidades y ciudades, y ahora en el S. XXI se han convertido además en los receptores principales de los servicios generados por ellas, formando parte de comunidades más dinámicas, activas, sociales y participativas.

A este nuevo concepto de ciudadano se le ha bautizado como ‘digizen’ (Digital Citizen), se trata de un ciudadano con conocimientos digitales capaz de adaptarse de una manera rápida y sencilla al nuevo modelo de comunidad Smart, sacando el máximo provecho de la experiencia digital. Además, está concienciado con la protección del medio ambiente y con el desarrollo de una forma de vida saludable.

Las iniciativas Smart aplicadas a la nueva idea de comunidad o ciudad van más allá del desarrollo y aplicación de la tecnología, van orientadas a la participación ciudadana y a su impacto, los factores humanos y sociales, como la educación y el capital social, o factores institucionales, que aumentan el rol de los ciudadanos en las decisiones políticas, económicas y sociales, generando así un sentimiento positivo hacia la comunidad que luego compartirá con la misma y con sus conciudadanos. Además es fundamental la percepción que tendrá el ciudadano de la oportunidad de desarrollo individual y colectivo originado por y para la comunidad.

La Smart City o Smart University tiene que dotar a la comunidad de servicios en tiempo real, de información y de recursos disponibles en cualquier lugar y con independencia de su clase social, etnia o edad. Uno de los objetivos principales es que los ciudadanos puedan usar y personalizar sus datos a través de cuadros de mandos y herramientas para poder tomar decisiones e incluso crear servicios y productos nuevos, fomentando así el emprendimiento. Desde una perspectiva más general distinguimos dos tipos de datos:

Datos públicos/anónimos: orientados a crear servicios y recursos para los servicios públicos. Por ejemplo: transporte, medio ambiente, open data…
Datos privados/personales: salud, seguridad y servicios personalizados.

A través de estas iniciativas las ciudades y las comunidades tendrían la percepción por parte del ciudadano de ser mas veraces, honestas y transparentes, siendo la Smart City y la Smart University una forma de vida, en la que los ciudadanos aprovechan todo el poder de las TI, siendo consumidores de servicios a la vez que productores, lo cual se ha denominado ‘prosumidores‘ (término acuñado por Alvin Toffler en 1980 en su libro The Third Wave), dotando al entorno de un sistema de retroalimentación para mejorar el sistema y la ciudad. Todo ello permitirá a la comunidad incrementar su especialización y su capacidad adquisitiva de recursos tanto humanos como económicos, ya que será un referente educativo, social, tecnológico y humano, permitiendo aumentar la capacidad creativa y productiva, fomentando la competitividad y la interacción del ciudadano con su entorno.

Datos abiertos en Smart Cities