Digizen: El ciudadano del Siglo XXI

A lo largo de la historia las personas han sido el activo esencial de las comunidades y ciudades, y ahora en el S. XXI se han convertido además en los receptores principales de los servicios generados por ellas, formando parte de comunidades más dinámicas, activas, sociales y participativas.

A este nuevo concepto de ciudadano se le ha bautizado como ‘digizen’ (Digital Citizen), se trata de un ciudadano con conocimientos digitales capaz de adaptarse de una manera rápida y sencilla al nuevo modelo de comunidad Smart, sacando el máximo provecho de la experiencia digital. Además, está concienciado con la protección del medio ambiente y con el desarrollo de una forma de vida saludable.

Las iniciativas Smart aplicadas a la nueva idea de comunidad o ciudad van más allá del desarrollo y aplicación de la tecnología, van orientadas a la participación ciudadana y a su impacto, los factores humanos y sociales, como la educación y el capital social, o factores institucionales, que aumentan el rol de los ciudadanos en las decisiones políticas, económicas y sociales, generando así un sentimiento positivo hacia la comunidad que luego compartirá con la misma y con sus conciudadanos. Además es fundamental la percepción que tendrá el ciudadano de la oportunidad de desarrollo individual y colectivo originado por y para la comunidad.

La Smart City o Smart University tiene que dotar a la comunidad de servicios en tiempo real, de información y de recursos disponibles en cualquier lugar y con independencia de su clase social, etnia o edad. Uno de los objetivos principales es que los ciudadanos puedan usar y personalizar sus datos a través de cuadros de mandos y herramientas para poder tomar decisiones e incluso crear servicios y productos nuevos, fomentando así el emprendimiento. Desde una perspectiva más general distinguimos dos tipos de datos:

Datos públicos/anónimos: orientados a crear servicios y recursos para los servicios públicos. Por ejemplo: transporte, medio ambiente, open data…
Datos privados/personales: salud, seguridad y servicios personalizados.

A través de estas iniciativas las ciudades y las comunidades tendrían la percepción por parte del ciudadano de ser mas veraces, honestas y transparentes, siendo la Smart City y la Smart University una forma de vida, en la que los ciudadanos aprovechan todo el poder de las TI, siendo consumidores de servicios a la vez que productores, lo cual se ha denominado ‘prosumidores‘ (término acuñado por Alvin Toffler en 1980 en su libro The Third Wave), dotando al entorno de un sistema de retroalimentación para mejorar el sistema y la ciudad. Todo ello permitirá a la comunidad incrementar su especialización y su capacidad adquisitiva de recursos tanto humanos como económicos, ya que será un referente educativo, social, tecnológico y humano, permitiendo aumentar la capacidad creativa y productiva, fomentando la competitividad y la interacción del ciudadano con su entorno.

Datos abiertos en Smart Cities

 

Ejes de las Smart Cities

El concepto Smart City o Smart University está fuertemente ligado al de la potencia de las TI (Tecnologías de la Información), haciendo especial énfasis en el concepto del Internet of Things (Internet de las Cosas), las cuales nos permiten interconectar sistemas y personas, además de estimular la innovación para facilitar un conjunto de objetivos en beneficio de todos.

El desarrollo económico y urbano de una ciudad, o de una gran comunidad como una Universidad, se fundamenta en mantener una política de sostenibilidad, de aprovechamiento y óptima gestión de todos sus recursos de una manera eficiente en todas sus áreas o ámbitos y sobretodo una apuesta por la innovación. Es por ello que hoy en día las TI son son lo suficientemente maduras como para dotar de inteligencia a todas las áreas de la ciudad por y para el beneficio de sus ciudadanos, los cuales serán los principales consumidores y prosumidores (productores de contenidos) de sus activos. Como se describe en el libro de referencia para las Smart Cities se pretende  dar una propuesta que englobe todos los ejes Smart propuestos por la Unión Europea en su informe Mapping Smart Cities in the EU, creando un marco bien definido, justificado y documentado. Estos ejes están centrados en seis pilares fundamentales y en tres soportes imprescindibles en cualquier sociedad:

  • Ciudadanos – Smart People
  • Administración y gobierno – Smart Government
  • Entorno y eficiencia – Smart Environment
  • Movilidad – Smart Mobility
  • Economía – Smart Economy
  • Forma de vida – Smart Living

Estos ejes son comunes en la mayoría de estudios realizados acerca de las Smart Cities y pretenden dar una visión global de todos los aspectos de una sociedad conectada en el futuro en todos y cada uno de los aspectos socio-económicos y medioambientales. En la siguiente figura podemos ver los ejes inteligentes junto con las fuerzas facilitadoras: personas, recursos y TI:

Ejes o ámbitos en una Smart City

Las fuerzas facilitadoras forman parte fundamental del progreso de una Smart City, ya que soportan todos y cada uno de los ámbitos y ejes, y deben funcionar como fuerzas transversales, cooperando de manera ordenada y organizada para alcanzar un modelo de comunidad definida como inteligente.

Si quieres saber mas smart.ua.es

¿Qué son las Smart Cities?

Ya en el S.XX las Smart Cities o Ciudades Inteligentes aparecieron por la necesidad de centrar los esfuerzos de las ciudades en el desarrollo de políticas centradas en: IT-educación, IT-infraestructuras, IT-economía y la calidad de vida (A. Mahizhnam 1999). Este concepto ha recibido múltiples definiciones y acepciones a lo largo de su existencia, todo ello en función de la óptica desde la que se analiza: económica, tecnológica, social o generalista. Desde finales de la década de los 90 ha habido propuestas de todo tipo, pero siempre centradas en aprovechar las soluciones TI en beneficio del ciudadano, y por tanto de la ciudad, y de su sostenibilidad. Cada comunidad o ciudad es única y singular. Establecer el concepto Smart a todos los niveles es una tarea muy complicada, debido a que cada una de ellas depende de sus políticas, objetivos, financiación y metas, y no solo vale disponer de los recursos necesarios, sino también de la cualificación de los profesionales y los usuarios y una completa sinergia de todos estos elementos para lograr el éxito de la ‘smartificación’. Esto no es un proceso acotado en el tiempo, con una fecha de inicio y de finalización, sino una constante evolución en el tiempo. Por ello ser Smart City no es un objetivo, es una forma de vida, un medio, un proceso continuo de mejora, es evolucionar constantemente para mejorar la calidad de vida y la cohesión social de la ciudad, en la que para ello debe primar el compromiso entre la tecnología y los actores.

Dentro del marco universitario el concepto de Smart City, trasladado a toda su comunidad y a su entorno, da como resultado la Smart University, y mantiene el mismo objetivo principal de mejorar la calidad de vida de su comunidad aplicando de forma global, intensiva y sostenible las TI bajo el principio de servicio a  la ciudadanía. Para una comunidad de la envergadura de una Universidad es fundamental lograr los mismos niveles de calidad de vida que los esperados para una Smart City el entorno universitario es lo suficientemente complejo, sensible y preparado como para que sea mas representativo que una mediana ciudad, pero con la gran ventaja de minimizar enormemente el impacto de los factores que pueden impedir en la actualizad que este tipo de propuestas sean viables en nuestras ciudades. Es por eso que se trata de un entorno controlado, en el cual las políticas económicas, de sostenibilidad, construcción o desarrollo se deciden de forma local y no dependen de factores externos, aunque siguen criterios similares  a las políticas y estrategias nacionales o internacionales. En resumidas cuentas, resulta la “maqueta perfecta” de una Smart City y un escenario idóneo para que los resultados a corto plazo se alcancen, a demás de servir como ejemplo guía y caso de estudio para abordar proyectos viables en nuestras ciudades.

Smart Cities , Smart university, Smart Campus

Libro Smart University ya a la venta

Libro blanco Smart Cities

Uno de los libros de referencia de Smart Cities es el libro blanco Smart University: hacia una universidad mas abierta. Este libro pretende ser un primer paso para esa transición y para conocer y saber
aplicar las innovaciones desarrolladas y testadas en la Smart University a través de un
largo proceso de investigación y análisis de diversos procesos de smartificación que
se están llevando a cabo en un gran número de instituciones y ciudades a nivel mundial.
El objetivo es dar al lector las pautas para poder establecer las bases de un desarrollo o una adaptación de cualquier comunidad a un espacio urbano inteligente, mediante el uso de las tecnologías más apropiadas en cada uno de los ámbitos Smart y de sus indicadores para su posterior evaluación.

Las comunidades inteligentes son mucho más que el mero hecho de añadir tecnologías de forma masiva; son gestionar entornos de la manera más eficiente posible, proporcionar servicios inteligentes para la mejora de la calidad de vida de las personas, son un proyecto de inclusión de todos los ciudadanos y un desarrollo de un entorno más democrático y abierto.

Por eso Smart University entra a formar parte de la colección de libros de referencia imprescindibles de Smart Cities para responsables y profesionales de proyectos TI, profesores, investigadores, formadores y emprendedores de tecnologías emergentes.

Comprar el libro Smart University : hacia una universidad más abierta