¿Qué son las Smart Cities?

Ya en el S.XX las Smart Cities o Ciudades Inteligentes aparecieron por la necesidad de centrar los esfuerzos de las ciudades en el desarrollo de políticas centradas en: IT-educación, IT-infraestructuras, IT-economía y la calidad de vida (A. Mahizhnam 1999). Este concepto ha recibido múltiples definiciones y acepciones a lo largo de su existencia, todo ello en función de la óptica desde la que se analiza: económica, tecnológica, social o generalista. Desde finales de la década de los 90 ha habido propuestas de todo tipo, pero siempre centradas en aprovechar las soluciones TI en beneficio del ciudadano, y por tanto de la ciudad, y de su sostenibilidad. Cada comunidad o ciudad es única y singular. Establecer el concepto Smart a todos los niveles es una tarea muy complicada, debido a que cada una de ellas depende de sus políticas, objetivos, financiación y metas, y no solo vale disponer de los recursos necesarios, sino también de la cualificación de los profesionales y los usuarios y una completa sinergia de todos estos elementos para lograr el éxito de la ‘smartificación’. Esto no es un proceso acotado en el tiempo, con una fecha de inicio y de finalización, sino una constante evolución en el tiempo. Por ello ser Smart City no es un objetivo, es una forma de vida, un medio, un proceso continuo de mejora, es evolucionar constantemente para mejorar la calidad de vida y la cohesión social de la ciudad, en la que para ello debe primar el compromiso entre la tecnología y los actores.

Dentro del marco universitario el concepto de Smart City, trasladado a toda su comunidad y a su entorno, da como resultado la Smart University, y mantiene el mismo objetivo principal de mejorar la calidad de vida de su comunidad aplicando de forma global, intensiva y sostenible las TI bajo el principio de servicio a  la ciudadanía. Para una comunidad de la envergadura de una Universidad es fundamental lograr los mismos niveles de calidad de vida que los esperados para una Smart City el entorno universitario es lo suficientemente complejo, sensible y preparado como para que sea mas representativo que una mediana ciudad, pero con la gran ventaja de minimizar enormemente el impacto de los factores que pueden impedir en la actualizad que este tipo de propuestas sean viables en nuestras ciudades. Es por eso que se trata de un entorno controlado, en el cual las políticas económicas, de sostenibilidad, construcción o desarrollo se deciden de forma local y no dependen de factores externos, aunque siguen criterios similares  a las políticas y estrategias nacionales o internacionales. En resumidas cuentas, resulta la «maqueta perfecta» de una Smart City y un escenario idóneo para que los resultados a corto plazo se alcancen, a demás de servir como ejemplo guía y caso de estudio para abordar proyectos viables en nuestras ciudades.

Smart Cities , Smart university, Smart Campus